Reforma de Vínzia: intenciones del s. XXI en un proyecto del s. XX

Recientemente, el Ayuntamiento de Mollet del Vallés ha dado a conocer que en breves se iniciarán las obras de reforma del tramo restante de la calle Gaietà Vínzia.

Gracias a la primera fase, podemos intuir el resultado: aceras más anchas, menos mobiliario, algunos árboles y un carril de circulación para vehículos; unos elementos propios más propios de un proyecto del siglo pasado.

La intención, apuntan desde el consistorio, es dar prioridad al peatón y crear paseo continuo sin desniveles pero, por desgracia, este modelo de calle sigue arrinconando a las personas en las aceras por mucho que la calle se corte viernes y fines de semana.

Una plataforma única y prioridad invertida habrían generado un espacio de mayor uso peatonal y dinamización comercial puesto que no habría que ir a cruzar en un paso de peatones o salvar el desnivel de los bordillos aunque éste se reduzca, sobre todo para personas con movilidad reducida.

Por otro lado, un proyecto del siglo XXI debería haber contemplado un eje más verde. El proyecto actual tiene un resultado muy “duro” y propio de los 90. Toda la vegetación se limita a árboles insertados en alcorques pequeños y duros, de piedras que acaban por soltarse. Podría haberse optado por colocar jardineras con bancos y haber dotado así a la calle de más plantas y asientos.

La combinación de una plataforma única y jardineras podrían haber configurado dos hileras en las cuales podrían haberse situado las terrazas, dando así un aspecto mucho más organizado del espacio situando todos los elementos de mobiliario de forma ordenada y no dispersa.

El resultado final, pese a ser una evidente mejora, quedará lejos de haber puesto realmente al día este eje tan importante de la ciudad y cumplir esas voluntades que hay desde el Ayuntamiento.